Gran Vía de Don Diego López de Haro, 40 bis, 1ª Planta - Bilbao
05 Oct

By: Enovating Lab

Actualidad

Comments: No hay comentarios.

«ESTAMOS EN EL CAMINO DE UNA NUEVA INDEPENDENCIA REAL»

Jon Azua Presidente de e-novatinglab

¿Qué balance hace de la actuación del Gobierno López en política industrial?

Muy pobre. Pese al discurso permanente, ha mantenido la inercia de planes, programas e instrumentos preexistentes, con una cada vez más débil gestión de los mismos desvirtuando su esencia, minorando su impacto acompañante o director de una estrategia de política industrial adecuada por los tiempos que corren. Se ha acomodado a acciones empresariales individuales cómodas, no ha asumido riesgos de futuro y ha aportado escasísimo peso a la prioridad industrial en el Gobierno y escasa o nula interacción con los diputaciones forales y agentes económicos y sociales.

¿Hacia qué nuevos sectores industriales debe dirigirse el nuevo gobierno que salga del 21-O?

No debe focalizarse en elegir y excluir sectores. Lo que debe hacer es señalar prioridades, concentrar esfuerzos, facilitar marcos para su desarrollo. Euskadi tiene muy bien definidas sus áreas de oportunidad y fuentes de riqueza y empleo, así como instrumentos para ampliar el viejo y caduco concepto sectorial como es clusterizando su economía en ciencias de la salud, biotec, energía y sostenibilidad, educación, manufactura sofisticada, infraestructuras detonadoras (logística, transporte, territorio), economías creativas, etc…

¿Los buenos resultados que han ofrecido los cluster indican que se debe de seguir en esa dirección?

La clusterización de la actividad económica ha marcado una profunda y positiva transformación de nuestro tejido industrial. Hoy, a lo largo del mundo, se apunta como un instrumento natural para desarrollar el binomio economía-territorio en torno a los emergentes espacios inteligentes.

Euskadi ha liderado este proceso. Hoy, tenemos miles de actores protagonistas de este proceso. Merece la pena reforzar esta línea, incorporando algunos retoques y cambios, como por ejemplo, ampliar el verdadero sentido y concepto de cluster versus sector, extender la clusterización más allá de la industria (turismo, cultura, formación, arte-territorio, diseño, agroalimentación, construcción, movilidad, salud, envejecimiento…). Potenciar el conocimiento, investigación, formación, colaboración. El Instituto Vasco de Competitividad-ORKESTRA es un extraordinario jugador para impulsar esta estrategia.

¿Ve necesario que el nuevo Gobierno vasco alcance un gran pacto con contenido socioeconómico?

Posiblemente, más que un gran acuerdo, se requieran varios acuerdos parciales hacia una estrategia compartida que debería promover el próximo gobierno. Es decir, acuerdos básicos entre el Gobierno vasco, diputaciones y agentes económicos y sociales; entre diputaciones y ayuntamientos, así como entre diputaciones y los ayuntamientos; entre los cluster de las empresas. También haría falta un gran y complejo acuerdo con los trabajadores y funcionarios del sector público, así como un gran acuerdo ciudadano como contribuyente como base de la necesaria nueva arquitectura fiscal y tributaria que dé respuesta al tiempo que vivimos y sobre todo, a los desafíos del largo plazo para construir una Euskadi competitiva y de bienestar.

¿Si Euskadi no hubiera apostado por la industria hubiera sorteado la crisis como lo ha hecho?

La evidencia demuestra que quienes apostaron y apuestan por la economía real, por la microeconomía, por la colaboración público-privada y pública-pública, así como por su capital humano, a partir de una estrategia completa, al tiempo que se dotan de instrumentos de gestión propios y diferenciados y lo ponen al servicio de las personas y de su bienestar social, capean mejor la crisis, afrontan el futuro con esperanza y ofrecen un futuro posible y deseable a sus ciudadanos.

¿Hace falta una mayor apuesta y esfuerzo de nuestras empresas por los países emergentes?

Internacionalizar no es coger una maleta con catálogos, un billete low cost y salir a vender espejitos. Es compleja, exige tiempo, esfuerzo y hacerlo en un nuevo mundo: el de la capacidad de codesarrollo. Quien no vaya al exterior en condiciones de igualdad será rechazado y fracasará. Los nuevos jugadores se han desplazado de forma mayoritaria a países remotos a los que deben llegar nuestras empresas con un nuevo modelo ajeno a la multinacional colonizadora, repleta de expatriados, con nuevos y sistemas autosuficientes, imbuidos de superioridad y viviendo en una burbuja, aislados de la sociedad en el que se mueven. La paradoja de la internacionalización implica que nuestros países y mercados objetivos que nos permiten crecer, desarrollarnos y generar empleo y riqueza en Euskadi, demanden no solo productos. Exigen, codesarrollo, transferencia tecnológica, empleo, desarrollo endógeno… La internacionalización ya no es tarea de empresas individuales. Son estrategias conjuntas de empresas, gobiernos y sociedad. Es el nuevo paradigma.

¿En términos económicos, el anclaje con el Estado puede perjudicar a los intereses vascos?

La economía española va a padecer una profunda crisis. Nos va a arrastrar pese a nuestras fortalezas. Mientras más nos movamos hacia el Norte y hacia el lejano mundo de la emergencia económica, mejor. Quienes dependan del mercado español en el corto y medio plazo tienen un futuro muy oscuro. Las políticas que España ha de implantar no son las que la economía vasca requiere. Necesitamos ser conscientes de que necesitamos ser valientes e imaginativos y tener el coraje de fortalecer nuestro capital humano, reconvertir nuestras administraciones públicas, empeñarnos en recuperar la credibilidad de la política y los gobiernos.

¿La independencia puede ser un factor de oportunidad económica?

Nuestra independencia, con los matices que se quiera debatir en el contexto mundializado, es irreversible e inevitable. No solo será, sino que es absolutamente viable y más oportunidad que amenaza. Dicho esto: Kontuz! La independencia por sí misma ni mejora nuestro bienestar, ni resuelve la crisis económica. Está claro que debemos ganarla, construirla y hacerla eficaz y eficiente. Sin duda, estamos en el ilusionante y complejo camino de una «nueva independencia real».

Deja un comentario